Peceras

Un libro de poemas puede ser una pecera o una serie de peceras alineadas o dispuestas en un caos aparente. Aquí tres recipientes que parten de un punto y seguido para ofrecer un nuevo y original panorama poético. Palabras como peces que giran en una pista de baile interminable. Las peceras son también casas y la primera contiene al interior una casa en la orilla, casas semillas, casas soñadas, marginales, extirpadas y en huida; casas trinchera hechas de huecos y de aire.

Adentro, la abuela, las plantas, los enseres y el lobo; afuera, el bosque y las aves. En la segunda ocurre la convalecencia y la recuperación, las acumulaciones y las pérdidas. Ahí conviven peces que corresponderían al fondo del océano y algún “caballito de mar arrinconado en la esquina”. Lo idílico se hace herida y los detritus fosforecen. La tercera está hecha de materia oscura, la que hace que las demás cosas se muevan. Lugar idóneo para jugar a escribir y devorar a la academia y donde familias-hervideros comulgan con lo siniestro. Peceras como casas de papel que arden y se construyen con preguntas. 1. Por la boca, ¿muere o vive el pez?

[unex_ce_button id="content_flci2qfmt,column_content_tt2wn3fhe" button_text_color="#ffffff" button_font="semibold" button_font_size="15px" button_width="auto" button_alignment="center" button_text_spacing="1px" button_bg_color="#ed4b50" button_padding="8px 80px 8px 80px" button_border_width="0px" button_border_color="#000000" button_border_radius="0px" button_text_hover_color="#ffffff" button_text_spacing_hover="1px" button_bg_hover_color="#000000" button_border_hover_color="#000000" button_link="https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=AJWPUL5Q3ZHP2" button_link_type="url" button_link_target="_blank" has_container="" in_column="1"]PAYPAL - 110$[/ce_button]

Conoce al autor: